¿Cómo lograr un récord del mundo con “Arte Terapia”?

¿Cómo lograr un récord del mundo con “Arte Terapia”?


Las demencias en general, y la enfermedad de Alzheimer en particular, son un conjunto de patologías que afectan a una elevada proporción de nuestros mayores. El impacto familiar y social de una enfermedad de este tipo es inmenso y, desgraciadamente, carecemos de terapias eficaces que eviten su progresión. A pesar de ello, que no podamos evitar su progresión no significa que no sean tratables. Actualmente disponemos de algunos medicamentos que enlentecen el curso de la enfermedad y, cuando están disponibles, las terapias no farmacológicas son una oportunidad para estimular cognitivamente al enfermo.

Las terapias no farmacológicas son un conjunto de métodos que tienen como objetivo la estimulación del sujeto con trastornos cognitivos y demencia. Incluyen técnicas diversas como la realización de ejercicios de memoria y otras funciones, estimulación multisensorial, juegos sociales, ejercicio físico y, lo que nos trata hoy, “arte terapia”. Las sesiones de “arte terapia” tuvieron su origen en los años 40 de la mano del artista Adrian Hill. El objetivo era asociar psicoterapia y terapia ocupacional con el beneficio emocional de las artes plásticas. Inicialmente Hill lo aplicó en enfermos tuberculosos y posteriormente se ha empleado en numerosos colectivos que incluyen pacientes oncológicos, trastornos mentales y sujetos con deterioro cognitivo. Su fin estaría centrado en el uso de las artes plásticas para fomentar el bienestar mental y motivacional de los sujetos. En el campo de la demencia, su aplicación pretende enfocar el arte como una forma de comunicación no verbal, expresando los sentimientos y emociones que el sujeto guarda en su interior y que le son difíciles de comunicar de otra forma.

Las terapias no farmacológicas son complejas de evaluar en la asistencia médica habitual. Su aplicación no es como un medicamento que es fácilmente cuantificable y que, habitualmente, cuentan con el apoyo de la industria farmacéutica para verificar su utilidad clínica. A pesar de ello, disponemos de diversos estudios que han usado “arte terapia” en pacientes con demencia y enfermedad de Alzheimer. Recientemente, un neurólogo norteamericano, Bree Chancellor ha revisado el tema en profundidad (1) y ha llegado a interesantes conclusiones. La utilidad de esta técnica parece centrarse especialmente en el estado anímico del sujeto con demencia y en los trastornos de conducta que a menudo sufre. Así, los pacientes que acuden a las sesiones de “arte terapia” tienen mejor humor, están más socializados y presentan menor puntuación en las escalas de agitación y agresividad. Obviamente, Chancellor subraya que serían necesario más estudios y con un número mayor de pacientes para poder confirmar todos estos hallazgos y buscar nuevas aplicaciones. Como beneficio adicional, estas técnicas no generan “efectos adversos” y el sujeto disfruta de ellas como una actividad de ocio más.

Una vez llegados aquí, el lector imaginará que ha sido toda una agradable sorpresa conocer el proyecto de Sanitas Mayores con “Arte terapia”. Desde el mes de marzo, más de 5000 mayores han participado en la creación de paneles de cartón coloreados para un mosaico gigante, que dibuja un árbol que se ha conocido como “El árbol del recuerdo”. Todos los participantes han desarrollado esta actividad en talleres de “arte terapia” con un fin añadido: lograr superar el récord Guinness del mosaico de cartón más grande del mundo. Fue emocionante asistir el pasado 7 de septiembre al evento y ver como el último mosaico fue colocado por Juanita Benítez Cisneros, residente de Sanitas Residencial Valladolid. Estupenda iniciativa que ha asociado un beneficio terapéutico para los mayores, servir de objetivo común para todo el colectivo y sensibilizar a la sociedad e sobre el problema de la enfermedad de Alzheimer.

No hay que perder la esperanza sobre la búsqueda de una cura para esta terrible enfermedad. En todo caso, no hay que rendirse y emplear las terapias que tenemos disponibles ahora para hacerle frente. Las sesiones de “arte terapia” no sólo pretenden generar beneficios médicos, pretenden que el sujeto participante disfrute de su actividad y que exprese sus emociones de una forma que no lo hace habitualmente. Si conseguimos todo eso, no es poco.

Articulo escritor por:  David A. Pérez Martínez es neurólogo y jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario “12 de Octubre” de Madrid.

(1) Chancellor B, Duncan A, Chatterjee A. “Art therapy for Alzheimer’s disease and other dementias”. J Alzheimers Dis. 2014; 39 (1):1-11.

Publicado en: Actividades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*